Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility
Curador News Especilistas en Infraestructura y Proyectos de Inversión
Biblioteca

La ex cárcel de Punta Arenas se convierte en Biblioteca Pública

marzo 12, 2021

Categorías

Durante más de 100 años fue el principal recinto penitenciario de la región y ahora se transformará en la Biblioteca y Archivo Regional de Magallanes. Emplazada en el centro de la ciudad y protagonista de parte importante de su historia, se proyecta a una nueva vida cultural.

Tras años en desuso, el edificio ubicado en la calle Waldo Seguel, a pocos metros de la Plaza de Armas Muñoz Gamero, finalmente se transformará en la Biblioteca y Archivo Regional de Magallanes. Además de ser un nuevo punto de encuentro abierto a la comunidad que rehabilita un espacio en estado de abandono, el archivo pretende reunir cerca de 40 mil textos y material bibliográfico.

Se trata de un ejercicio de rescate patrimonial, ya que muchos de ellos corresponden a documentación histórica de la zona, que hoy se encuentra en el Archivo Nacional en Santiago. El proyecto arquitectónico abarca una superficie aproximada a los 5.000 metros cuadrados, y mantendrá elementos de la construcción original. De estilo neoclásico, la ex Penitenciaría de Punta Arenas fue construida entre 1898 y 1906, época de auge económico de la ciudad, con la participación del prestigioso arquitecto Antonio Allende, responsable de otros edificios icónicos del casco histórico, y proyectada desde su origen como recinto carcelario.

En julio de 2003 la Penitenciaría, que llegó a albergar a más de 300 reos, se trasladó hacia una nueva instalación ubicada en una zona más periférica de la ciudad. A partir de entonces el espacio desocupado fue intervenido por artistas locales y también se utilizó informalmente como centro de actividades culturales. El año 2009 fue declarada Monumento Nacional, en la categoría monumentos históricos, ya que fue el único recinto penitenciario que tuvo Punta Arenas durante más de un siglo.

Pero pasó más de una década antes de que se concretara su nuevo destino. En 2013 la administración del espacio fue traspasada a la DIBAM -actual Servicio Nacional del Patrimonio Cultural- para que se hiciera cargo de su restauración y acondicionamiento. Al año siguiente, en la Biblioteca de Santiago, tuvo lugar la premiación del “Concurso de Anteproyectos de Arquitectura para la Biblioteca y el Archivo Regional de Magallanes”, que ganó la propuesta del arquitecto Rodrigo Aguilar Pérez, junto a su equipo.

El segundo y tercer lugar correspondió a las oficinas de Sebastián Irarrázaval y Arturo Lyon, respectivamente. Los trabajos de Humberto Eliot y Cecilia Puga, en tanto, consiguieron menciones honrosas. En total fueron 65 las propuestas que llegaron desde distintas partes del país, lo cual en ese momento representó una convocatoria inédita.

Imagen foto_00000006

“Existe una idea media romántica de que Punta Arenas fue fundada por inmigrantes europeos y jornaleros chilotes, pero en realidad ellos llegaron en las postrimerías del siglo XIX. La ciudad se creó a partir de colonización penal”, afirma el historiador magallánico Dusan Martinovic, autor del libro Punta Arenas: Ciudad Cárcel (2013). Cuenta que el año 1881 el 90% de la población eran presos, provenientes de Santiago y otras partes del país: delincuentes comunes, presos políticos, soldados rebeldes o desertores, además de un importante número de condenados por bigamia.

Al igual que los ingleses mandaron a sus prisioneros a Australia o los franceses a las Antillas, estas tierras australes, consideradas “el fin del mundo” funcionaron como grandes cárceles de las cuales era casi imposible huir. Con el auge económico que vivió la ciudad por su estratégica ubicación en la ruta de navegación, la población fue cambiando y los barcos cargados de presos dejaron de llegar. En esos años de bonanza fue que se edificó el conjunto arquitectónico que además de la ex Cárcel incluía a la Casa del juez y Gendarmería.

“Es interesante que se haya emplazado en el centro mismo de la ciudad. Era un lugar estratégico en una colonia donde se debía mantener el control”, afirma Martinovic, que está a cargo del área educativa del Museo Regional de Magallanes. Agrega que el edificio tiene una “enorme carga histórica” para la comunidad y que por lo mismo el proyecto generó distintas opiniones al ser sometido a instancias de participación ciudadana. “Algunos defendían que la restauración conservara elementos originales del edificio, en un acto de memoria, mientras otros cuestionaban que los visitantes de la nueva biblioteca estuvieran entre barrotes”, recuerda el historiador.

La ministra Consuelo Valdés recalca que “el inmueble es de gran valor histórico, ligado a los inicios de Punta Arenas como colonia penal, así como valor urbano por ser parte del centro cívico de la ciudad. Se optó por un diseño que interviene los edificios de la ex Penitenciaría, y la Dirección de Gendarmería, a través de la restauración de la edificación existente, utilizando una arquitectura contemporánea y respetuosa con el patrimonio”.

Imagen foto_00000005

La obra está fabricada de hormigón con muros de ladrillos estucados y tabiques interiores de madera. Los cielos de las celdas son de concreto, en forma abovedada, y los demás recintos tienen cielos con entablados de madera. El proyecto arquitectónico de Rodrigo Aguilar Pérez y su equipo, mantendrá la infraestructura original conservando incluso algunas celdas con sus antiguos ladrillos a la vista, en un afán museográfico acorde con las exigencias que conlleva la restauración de un Monumento nacional, explica Aguilar. El patio techado, se convertirá en una gran sala de lectura abierta a la comunidad que podrá albergar actividades culturales.

A los tres edificios patrimoniales que completan el conjunto arquitectónico original, se sumarán tres construcciones. Los volúmenes nuevos se diseñaron apuntando al criterio de diferenciación, por lo que se prioriza el acero y el hormigón en los elementos estructurales; y vidrio y paneles metálicos en los revestimientos. Se calcula que la inversión total de la obra sea de 16 mil millones de pesos y será financiada con recursos del FNDR, del Programa Puesta en Valor del Patrimonio de la Subdere, y del Servicio Nacional del Patrimonio Cultural. Y en los próximos meses debería abrirse la licitación para su construcción.

Fuente: DF

(Visited 85 times, 1 visits today)
Noticias relacionadas

Únete a nuestra lista para noticias y contenidos exclusivos para suscriptores

Respetamos tu privacidad, no compartiremos tu correo con terceros

Gracias por suscribirte!